Empresarios atentos: El talento laboral se concentra en Madrid - Cohen y Aguirre Lobby Solutions

Post Top Ad XX

miércoles, 14 de febrero de 2018

Empresarios atentos: El talento laboral se concentra en Madrid


Madrid concentra el talento laboral de España/ Archivo



El testimonio de un empresario que asegura que su mejor decisión fue instalarse con su negocio en Madrid, donde se concentra personal de la más alta calificación. 

Se trata de Alberto Fernández, a quien le surgieron millones de dudas cuando, en 2011, decidió fundar su empresa (Annie Bonnie), una agencia de publicidad 'online' y consultora especializada en dar servicio a multinacionales. “De lo que nunca dudé y nunca me he arrepentido es de que tenía que estar en Madrid y no en cualquier sitio. La primera oficina la montamos en la calle Serrano y la segunda, cuando ampliamos, muy cerca de allí, en Príncipe de Vergara. Teníamos muy claro que había que estar allí donde pasan las cosas. Sabíamos que para nuestro trabajo es muy difícil salir adelante y tener éxito si no estás ahí”, recuerda.

Impulsar la economía creativa (concepto que abarca industrias culturales y economía del conocimiento) es un eslogan que se repite en decenas de proyectos de planificación industrial y políticas públicas. Pero la promesa de plantar la semilla de un Silicon Valley a la española choca obstinadamente con la realidad. En nuestro país, el 'talento' tiende a concentrarse de manera tenaz en Madrid, seguido —de lejos— por el País Vasco.


En el resto del territorio (ver el mapa superior) resulta casi residual la presencia de trabajadores altamente cualificados. Incluso dentro de la propia capital, el talento está muy concentrado en ciertos barrios, como detalla un estudio reciente (se puede leer íntegro aquí) publicado por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH).

Los autores han tenido en cuenta más de una treintena de indicadorespara determinar qué distritos y zonas de la capital atraen más talento, generando lo que los autores denominan un 'índice de creatividad'. El mapa resultante arroja grandes desigualdades, divide la ciudad en dos y no es tan diferente al de la distribución de renta: a grandes rasgos, el centro y el norte se llevan la mejor parte.





“El más creativo de Madrid es el distrito Centro, con un índice entre 4,5 y 5,2, seguido de Moncloa-Aravaca (3,6 a 4,2), Salamanca (3,6 a 4,1) y Chamberí (3,4 a 4,0)”, comenta la profesora María Teresa Gallo Rivera, coautora del estudio. “En el caso del distrito Centro, las dimensiones o ámbitos que elevan el cómputo son el empleo creativo y el capital humano. En el caso de Moncloa-Aravaca, es la habitabilidad y el capital humano. Para los distritos de Salamanca y Chamberí, es el capital humano y la habitabilidad”.





El mapa encaja con la experiencia de Francisco López, 'senior manager' de la división digital de Michael Page. “Yo veo atinadas las conclusiones de ese trabajo. Hay concentraciones que se explican porque se monta todo alrededor de ciertas empresas: a su alrededor se montan otras más pequeñas, se muda gente a vivir, se abren restaurantes... La zona de Aravaca y Moncloa, por ejemplo, es un gran foco de atracción, además está cerca de Pozuelo de Alarcón, que es un área de enorme crecimiento de empresas, de incubadoras de 'startups', etcétera. Se está formando un ecosistema muy interesante ahí. Luego está el distrito Centro, alrededor de Sol, que es también un buen sitio para montar compañías digitales y hay mucho 'coworking'. Además, en determinadas zonas se pueden encontrar alquileres que no son caros y hay mucha gente haciéndolo bien”.





En el otro extremo de la lista se encuentran tres distritos básicamente residenciales y de rentas bajas. “Son Villaverde (con un índice de 1,2 a 1,4), Puente de Vallecas, Villa de Vallecas y Carabanchel. Todos tienen índices que son menos de la mitad de los distritos líderes. La clasificación deja patente que los ámbitos con más limitaciones son 'empleo creativo' en el caso de Villaverde y Villa de Vallecas, 'capital relacional' en Puente de Vallecas y 'accesibilidad' en Carabanchel”, dice Gallo Rivera.

López aventura una posible explicación: “Son barrios donde se concentran menos empresas: zonas residenciales con poco trabajo en general, no solo de industrias creativas. Yo, por ejemplo, salgo a ver muchos clientes y es muy raro que me vea obligado a hacer visitas por esos distritos”.





El estudio recuerda que, como sucede en muchas otras zonas del mundo, del sur de India a la Costa Oeste de EEUU, “la creatividad como fenómeno social y económico se caracteriza por la desigualdad” y genera “enclaves donde se desarrollan industrias creativas prósperas rodeadas de pobreza y privación”. Una evolución que “puede profundizar las desigualdades o divisiones sociales si no se adoptan estrategias de largo plazo para logar que los beneficios superen a los costes de atraer y retener el talento”. “Por sí sola”, concluye el texto, “la creatividad no puede resolver los problemas de pobreza o desarrollo desigual”.




Capital creativa

El trabajo de la UAH también calcula la proporción de trabajadores de 'clase creativa' sobre el total que tiene Madrid. "Tanto si se atiende a la sección de actividad económica en la que se ocupa (casi cuatro de cada 10 trabajadores) como al grupo de cotización al que pertenece el trabajador (tres de cada 10) (...) la proporción es significativa. En distritos como el de Moncloa-Aravaca, la cifra se sitúa por encima del 60%".

Es más fácil mandar a un español cualificado al extranjero que a Valladolid o a León

Todos los estudios comparativos sobre economía creativa presentan complejidades metodológicas serias. Gallo Rivera reconoce que "la creatividad es un fenómeno económico y social que no puede capturarse mediante un solo indicador". Ellos, explica, han preferido generar el citado índice de creatividad después de procesar decenas de variables en ámbitos como 'capital humano', 'diversidad', 'empleo creativo', 'movilidad', 'habitabilidad' o 'capital relacional'. Es decir, se tienen en cuenta no solo los puestos de trabajo generados o la profesión de los vecinos del barrio, sino también factores como zonas de ocio o instituciones educativas de prestigio para atraer a los trabajadores más cotizados del mercado laboral.


El estudio se para a analizar también cómo evoluciona el mapa del talento dentro de Madrid, colonizando nuevas áreas que se ponen de moda. Cuando una empresa grande se instala en una zona, "arrastra a otras y genera nuevas dinámicas". También puede suceder que la economía creativa vaya extendiéndose como una gota de aceite, explican, buscando espacios aún no saturados con precios contenidos. Lo que es más difícil, indica López, es que se reproduzca en otras ciudades o regiones.

"Ahora mismo en Madrid hay muchos perfiles de innovación, 'big data', 'business intelligence' y transformación digital. Barcelona está centrándose más en el 'mobile' y las 'startups'. Es muy difícil sacar los mejores perfiles de ahí. Nosotros hemos tenido que mover gente a Palma de Mallorca, que es una ciudad estupenda, y cuesta mucho. Es más fácil mandar a alguien al extranjero que a Valladolid o León. En esto España no se parece nada a EEUU o a la mayoría de países europeos, donde no tienen problemas para cambiar de ciudad. Cuando no consigues atraer talento a una zona, solo hay dos mecanismos: subir salarios o bajar los requisitos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario